lunes, 15 julio,2024
14.7 C
Santa Cruz de la Sierra

Quinteros: el DT trotamundos de perfil bajo que va por su 13° título

223 kilómetros son los que separan a San Nicolás de Los Arroyos, sede de la semifinal Vélez-Argentinos de este domingo, con Cafferatta, la localidad santafesina en la que viven menos de 2.000 habitantes. Gustavo Quinteros, por estas horas, es su ciudadano más ilustre. Nacido hace 58 años en dicho pueblo, el actual DT acaba de llevar al club de Liniers a la final de la Copa de la Liga del fútbol argentino.

Siempre de perfil súper bajo, el fútbol lo llevó por distintas partes del mundo. Jugó y dirigió tan poco en la Argentina que esa circunstancia, sumada a que luego se nacionalizó boliviano, hicieron que muchos se confundieran o tuvieran dudas sobre su nacionalidad. Pero pese a haber representado a la selección de Bolivia incluso en el Mundial 1994, Quinteros es argentino. Así lo confirma su actual foto de perfil de whatsapp, donde se lo ve con la camiseta argentina puesta, rodeado por sus seres queridos, en un estadio de Qatar en el último Mundial. Sí, como un hincha más.

Desconocido para una parte del fútbol argentino, se lo puede definir como un auténtico trotamundos. Entre su carrera de jugador y de entrenador deambuló por siete países: Argentina, Bolivia, Ecuador, Arabia Saudita, Emiratos Árabes, Chile y México. Y además de dirigir a 11 clubes en su carrera (Blooming, San Martín de San Juan, Bolívar, Oriente Petrolero, Emelec, Al-Nassr, Al-Wasl, Universidad Católica, Tijuana, Colo Colo y Vélez), también se sentó en el banco de dos selecciones nacionales: Bolivia (2011-12) y Ecuador (2015-17). Tan mal no le fue.. Lleva 12 vueltas olímpicas en su carrera como DT. Y ahora va por su primer grito de campeón en la Argentina. Como entrenador, claro, porque ya tiene un festejo en nuestro país: integró el plantel de San Lorenzo campeón del Clausura 95, aquel equipo del Bambino Veira que se consagró en la última fecha ante Rosario Central cuando Gimnasia cayó de local ante Independiente.

El festejo de Vélez tras eliminar a Argentinos.El festejo de Vélez tras eliminar a Argentinos.

Un golpe adentro y otro afuera de la cancha

En esta campaña, su labor tiene un doble mérito: la recuperación futbolística del equipo luego de haber caído 5-0 con River en la tercera fecha de esta Copa de la Liga y el manejo interno tras el cimbronazo que significó la denuncia por abuso sexual a cuatro jugadores de su plantel (Sebastián Sosa, Braian Cufré, Abiel Osorio y José Florentín).

En lo que tiene que ver con lo que sucede dentro de la cancha, el Fortín fue el equipo que más puntos sumó en el torneo desde aquella fatídica goleada en contra en el Monumental. Había perdido los tres primeros partidos del ciclo y Quinteros parecía empezar a tambalear cuando llegó la resurrección. El equipo mejoró en el juego y esa racha le alcanzó para entrar cuarto en el grupo A. En los cuartos de final eliminó a Godoy Cruz, el primero del grupo B, y ahora en semifinales dejó en el camino a Argentinos, el segundo del grupo A.

“Cambiamos la mentalidad. Estamos jugando bien, encontrándonos con el nuevo sistema. Si nos generan, es generalmente de pelota parada. Estamos juntos y superamos las adversidades”, había dicho en plena Copa. Lo del sistema táctico es en referencia al 4-2-3-1 que tan buen resultado le dio.

Sobre lo extrafutbolístico, que terminó con los cuatro jugadores denunciados separados del plantel, fue claro cuando le tocó hacerlo: “Yo me enfoqué mucho en la parte deportiva. Hemos tratado de separar esta lamentable situación que ha sucedido para que no perjudique la futbolístico. Y fue así. Yo creo que el grupo es fuerte. Pudimos convencer a los jugadores que lo que ha sucedido no tiene que afectarnos en lo deportivo”.

Tras el pase a la final, valoró a su plantel y afirmó que Vélez no se achica ante Estudiantes o Boca, que jugarán el martes para definir al otro finalista. “Estos jugadores están preparados para competir y yo no les resto posibilidades ante el rival que nos toque para la final. Estoy con mucha confianza de que estos chicos van a dejar todo y van a competir de igual a igual”, aseguró luego de abrazarse con Leandro Desábato, su primo y ayudante de campo, quien también nació en Cafferatta, ese pequeño pueblo santafesino que hoy vibra por su oriundo más famoso. /OLE/

Mas recientes

Mas Noticias